domingo, 8 de diciembre de 2013

Capítulo 29: Reencuentro.

Capítulo 29: Reencuentro.

Cris estaba muy contenta, Ángela volvía a la ciudad ese día con Diego. Miró el calendario de su habitación y tachó el 10 de julio. Iba a presentarles a las chicas, ahora eran un grupo muy numeroso. Rió por eso.
-¿De qué te ríes? –Dani entró en la habitación, llevaba solo una toalla que le cubría de cintura para abajo, y gotitas de agua recorrían su torso desnudo.
-Ahora lo importante es por qué me está provocando, señorito Fernández. –Él se sentó en la cama y ella se sentó a horcajadas encima de él.
-No la provoco, futura señorita de Fernández. –Ella alzó una ceja separándose para mirarle a los ojos, enroscando sus piernas alrededor de la cintura de él.
-Eso suena tan bien… -Se mordió el labio, aún sorprendida por sus palabras. Él emitió un sonido parecido a un ronroneo, pícaro. –Humm… Esa mirada no me gusta… -Y Dani le abrió de un tirón la camisa a Cris, provocando que algún botón saliese disparado. -¡Oye, qué era una de mis camisas favoritas! –Le pegó en el brazo, pero él ignoró ese gesto y le quitó la camisa. –Ok, ya me callo. –Las manos del rubio acabaron en el pelo de la chica, y desde ahí comenzaron un recorrido. Le acarició los pómulos, los labios, el cuello… Y se detuvo al llegar a su espalda. -¿Qué pasa?
-¿Por qué no me lo dijiste? –La levantó y le pidió que le mostrase la muñeca. Había notado una venda antes, pero no quería estropear el momento.
-Era una sorpresa… -Se mordió el labio para ocultar una sonrisa. –Por ese año maravilloso… -Se había tatuado “Blue Love” en la muñeca derecha, donde las venas. Se quitó el vendaje con cuidado y él miró el tatuaje con los ojos desmesuradamente abiertos. Se le vidriaron y ella temía que fuese a llorar.
-Dios mío, Cris, estás loca. –Ella volvió a su posición anterior, encima de él.
-Estoy loca por ti, Dani. –Él sonrió antes de besarla de nuevo.

Lo del tatuaje había sorprendido gratamente a Dani, era lo más bonito que alguien había hecho por él.
Siguió besando a Cris hasta que, por cosas del destino, acabaron haciendo el amor ahí mismo.
-Dios, te amo. –Respiraba agitadamente, pero aún así se levantó, cogió ropa y se metió en el baño. Salió diez minutos más tarde y ella entró, se cambió y salió de nuevo. –Preciosa. –Ella se sonrojó. –Amo que te sonrojes. –Le acarició las mejillas.
-¿Te gusta? –Giró sobre sí misma para que él pudiese ver mejor el conjunto (http://www.polyvore.com/normal_24/set?id=89086976).
-Me encanta. –Sonrió contra sus labios.
-Ese veintiuno de junio me cambió la vida. –Susurró ella, y él le acarició la muñeca, justo donde estaba el “Blue love”.
-Cris, te prometo que eres lo mejor que me ha pasado en la vida. Joder, quiero despertarme cada mañana a tu lado y poder decirte que te amo sin tener miedo de que te vayas a marchar con otro chico.
-¿Por qué dices eso?
-Porque eres perfecta, cariño. –Entonces Cris miró la hora en el móvil.
-¡Dani, llegamos tarde! –Por suerte, él ya tenía su moto, por lo que se subieron, se pusieron los cascos y él manejó hasta que llegaron. Aparcaron, guardaron los cascos, se bajaron y entraron en la cafetería. Todos les esperaban sentados alrededor de la mesa más grande del local. – ¡Holis! –Gritó Cris, sentándose entre Marta y Ángela. Achuchó a ésta última y le guiñó un ojo a Diego. Estaban sentados así:
-Marta (http://www.polyvore.com/normal_15/set?id=102452426) en frente de Álvaro.
-Cris en frente de Dani.
-Ángela (http://www.polyvore.com/normal_18/set?id=88986468) en frente de Diego.
-Ainhoa (http://www.polyvore.com/normal_26/set?id=89093742) en frente de David.
-Meri (http://www.polyvore.com/normal_19/set?id=88986990) en frente de Carlos.
-Lucía (http://www.polyvore.com/verano_21/set?id=103338001) en frente de Blas.
Dani le dio la mano a Cris por debajo de la mesa.
-Chicos, quiero enseñaros algo. –Cris extendió el brazo sobre la mesa y se quitó las pulseras, dejando a la vista el tatuaje.
-¡Ala, pero qué pasada!
-¡Niña, pero no me voy ni un mes y solo te ha faltado casarte y quedarte embarazada! –Exclamó Ángela, sorprendida.
-Ay, que no es para tanto… -Se sonrojó.
-Ni caso, que mi chica es perfecta. –Dani le dio un besito y todos soltaron un audible “Aww”.
Pidieron lo que querían comer, comieron y luego fueron al cine. Vieron una película y luego se fue cada uno a su casa. Se tumbaron en la cama y se abrazaron, ambos sonriendo.
-Cris, nos vamos de gira.
-¿Tan pronto? –Le miró, alarmada.
-Pero no te asustes, princesa. –Él agarró una de sus manos. –Mira, cantas genial, y solo será hasta el quince.
-¿Del once al quince de julio? –Alzó una ceja y él asintió. –Es poco tiempo, ¿No?
-Sip, pero vamos a Alcázar de San Juan para un concierto mañana por la noche, pasado tenemos por la noche en Ciudad Real, el día siguiente en Lanzarote, el siguiente en Ceuta y ya, el quince, aquí.
-¿Te lo has aprendido de memoria? –Reprimió una carcajada y él se hizo el ofendido. –Ay, anda, dame un beso. –Él le dio un beso en la frente, luego otro en cada párpado, en la nariz, en las mejillas y, por fin, en los labios. –Mmm… Dani, quiero pasar toda mi vida contigo. –Le miró atentamente y él sonrió.
-Yo también quiero exactamente eso, princesa. Nos lo merecemos, y lo sabes. –Le acarició el pelo y ella se fue quedando dormida poco a poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario